Guía Creative Commons

*Última actualización Enero 2014

1. El Origen de las licencias

2. El Copyleft

3. Cultura libre

4. La organización Creative Commons

5. Qué son (y qué no son) las licencias Creative Commons (CC)

6. Los tipos de licencia

7. La herramienta de Dominio Público

8. Los tres niveles de la licencia

9. El marcaje digital de las licencias

10. Incompatibilidades y otros problemas de las licencias CC

 

Creative Commons Swag Contest 2007 by Tyler Stefanich (CC BY 3.0 US)

Creative Commons Swag Contest 2007 by Tyler Stefanich (CC BY 3.0 US)

 

Después del décimo aniversario de las licencias Creative Commons el pasado mes de Diciembre, es sin duda un buen momento para analizar el estado de la práctica de estas licencias convertidas ya en el estandarte de todo un movimiento alternativo en la gestión de los derechos de autor y en la adaptación a las nuevas formas de difusión de contenidos. Una pequeña guía que pretende servir de referencia para ayudar a interpretar el significado y el alcance de esta herramienta así como las principales cuestiones y conflictos que plantea su utilización.

 

1. El Origen de las licencias

El origen los encontramos en el movimiento del software libre de mediados de los años ochenta. Richard Stallman, un joven programador estadounidense, decide emprender un proyecto denominado GNU con el objetivo de crear un sistema operativo de forma colaborativa y comunitaria como respuesta al carácter restrictivo y propietario del sistema operativo UNIX. Para proveer dicho proyecto de medios económicos, logísticos y legales, crea la Free Software Foundation en donde se empiezan a establecer los fundamentos de este movimiento a través de cuatro libertades que definen el concepto de software libre, entendiendo libre como libre de restricciones no como gratuito (de ahí la famosa frase “free as in freedom not free as in free beer“) es entonces cuando se crea la Licencia Pública General o GNU GPL para dotar de cobertura legal al movimiento y nace así la primera licencia bajo el concepto de Copyleft.

 

Richard Stallman by Christian Payne (CC BY NC SA 2.0)

Richard Stallman by Christian Payne (CC BY NC SA 2.0)

2. El Copyleft

Copyright vs Copyleft

El Copyleft supone una práctica flexible de ejercer los derechos de autor a través del desarrollo y adopción de licencias que interpretan la ley de acuerdo a nuestros deseos e intereses como autor. Frente al carácter completamente reservado de los derechos que determina la ley por defecto (Copyright), estas licencias nos permiten ofrecer la posibilidad de copiar, difundir, modificar o incluso hacer un uso comercial de nuestra obra a un público genérico sin renunciar a ningún tipo de protección legal por ello. Esta práctica supone aprovechar y explotar la escala de colores de los usos posibles de una obra entre el negro del Copyright y el blanco del Dominio público, pero en ningún caso supone una interpretación en contra del sistema legal de los derechos de autor (esa es otra corriente).

3. Cultura libre

Si bien es cierto que el Copyleft surge en el entorno del software y pensado para trasladar la filosofía del movimiento del software libre al texto legal con total fidelidad a sus cuatro libertades como ocurre en la licencia GNU GPL, con la aparición del movimiento de Cultura Libre a principios de los años 2000 estas licencias dan un salto extensivo y cualitativo a través de nuevas fórmulas para dar cabida ya no solo al software sino además a obras culturales (literarias, artísticas y científicas). Es aquí donde empieza un debate sobre porque algunas licencias Creative Commons no tienen asociadas todas las libertades que tiene el software libre y es por ello que a la hora de seleccionar una licencia se nos advierte de cuales son propiamente una “licencia de cultura libre” en el sentido del software libre y cuales no:

 

http://creativecommons.org/choose/?lang=es_CO

 

http://creativecommons.org/choose/?lang=es_CO

Teniendo en cuenta que entre las 4 libertades se encuentra la libertad de mejorar y publicar la mejora bajo la misma licencia, es decir, que el uso de estas licencias debería implicar siempre la posibilidad de modificar una obra y de compartir esa modificación bajo una licencia exactamente igual, resulta evidente que no existen las mismas implicaciones en el caso del software como en el caso de una obra cultural. Es así como de la falta de adaptación de unas licencias pensadas en su origen exclusivamente para responder a las características del software e intrínsecamente ligadas a un movimiento con una filosofía muy concreta, junto a la aparición de un movimiento que reivindica y promueve las aspiraciones propias de la realidad de las obras culturales, llegamos a la aparición de Creative Commons.

 

4 libertades del software libre

4. La organización Creative Commons

Fundada en el año 2001 en San Francisco, con Lawrence Lessig como uno de sus principales actores, esta organización sin ánimo de lucro nace con la misión de ofrecer soporte técnico y legal a un movimiento que defiende la necesidad de acceso universal a la investigación, la educación y la participación cultural como modelo de crecimiento, innovación y desarrollo. Para ello cuentan con un gran aliado: Internet y la tecnología digital, así que deciden emprender la creación de una herramienta legal que utilice precisamente esa capacidad de indexar, difundir, colaborar y compartir que ofrece Internet y en el año 2002 aparece la edición 1.0 de las licencias Creative Commons.

Larry Lessig and guest toast CC10 by David Kindler (CC BY 2.0)

Larry Lessig and guest toast CC10 by David Kindler (CC BY 2.0)

A pesar de mantener una clara vocación universal desde el principio, las primeras licencias se crearon en el contexto de la jurisdicción de los Estados Unidos por lo que se fue extendiendo una red de personas e instituciones colaboradoras hasta conseguir llegar a las cerca de 70 jurisdicciones en las que estas licencias tienen aplicación en la actualidad. En el caso español, el proyecto afiliado es liderado por Ignasi Labastida desde la Universitat de Barcelona. Parece ser sin embargo que con la nueva versión 4.0 la portabilidad se va a acabar. Se calcula que existen aproximadamente más de 400 millones de obras licenciadas bajo algún tipo de licencia Creative Commons entre las cuales destaca el caso de las licencias de la jurisdicción española como las más utilizadas (si bien tiene en parte su explicación en el gran uso que se hace de ellas en el continente sudamericano al ser la licencia de referencia en cuanto a la lengua española). Hay que tener en cuenta que esta organización, así como toda su red en conjunto, no ofrece servicios legales propiamente como lo haría una firma profesional de abogados por lo que ellos mismos advierten la inexistencia de cualquier vínculo abogado-cliente en el uso de su herramienta.

5. Qué son (y qué no son) las licencias Creative Commons (CC)

Cuando hablamos de licencia de Propiedad Intelectual en general, nos referimos a un contrato por escrito a través del cual el autor ejerce los derechos de explotación de su obra especificando qué derechos exactamente cede a la otra parte, las modalidades de explotación que se ceden y el tiempo y el ámbito territorial de cesión. En el caso de la licencias Creative Commons se consideran más bien “licencias de adhesión” que operan como algo parecido a un aviso legal por su carácter genérico ya que la otra parte del contrato no está determinada. Veamos por tanto sus principales características:

  1. Las licencias Creative Commons sirven para expresar los usos que permite el autor sobre su obra a los demás usuarios, no los usos que se dispone a hacer de su obra. Es decir, las licencias Creative Commons afectan a los usuarios no a los autores que las utilizan. ¿Por qué? por que el autor sigue manteniendo todos sus derechos de la obra en todo momento. Así por ejemplo que una licencia CC indique la prohibición de hacer un uso comercial de la obra, no afecta en nada el derecho del autor (y solo del autor) a comerciar con esa obra.

  2. Estas licencias se centran exclusivamente en el ejercicio de los derechos de explotación de una obra (derechos de reproducción, distribución, comunicación pública y transformación) sin afectar en ningún caso el ejercicio de otros derechos que otorga la ley como son los derechos morales (derechos de reconocimiento de autoría, divulgación, modificación, integridad…) los derechos de los usuarios (derechos de copia privada, cita, parodia…) u otros derechos de imagen o privacidad.

  3. Solo el autor puede decidir el uso de estas licencias por lo que se descarta el uso directo de estas licencias por parte de intérpretes, productores u otras personas con algún derecho conexo sobre la grabación o comunicación de una obra sin el permiso del autor. Desde la versión 3.0 de estas licencias se permite su aplicación ya no solo en obras de forma genérica sino además directamente a las fijaciones o comunicaciones que se hagan de una obra como es el caso de fonogramas, grabaciones audiovisuales o retransmisiones entre otras, pero si no contamos con el permiso expreso y previo del autor de nada nos servirá aplicar la licencia.

  4. El autor ha de concentrar y mantener la titularidad en exclusiva de los derechos de explotación que otorga según la licencia para que ésta tenga plena validez. Puesto que si el autor ha cedido previamente un derecho de explotación en exclusiva a un tercero, estaría otorgando un permisos sobre un derecho de los cuales ya ha cedido su explotación. En otras palabras, no se puede firmar ningún contrato en exclusiva con ninguna editorial, discográfica, productora… ni ningún otro tercero que requiera la cesión de ningún derecho de explotación en exclusiva y luego utilizar una licencia CC. Cabría sin embargo como excepción, la posibilidad de ceder en exclusiva el derecho de transformación y utilizar una licencia CC que no permitiese la obra derivada (ND). Pero para los otros derechos de explotación se hace imposible su compatibilidad.

  5. Antes de seleccionar la jurisdicción de la licencia debemos asegurarnos que efectivamente como autores se nos aplica la ley de Propiedad Intelectual de la jurisdicción en cuestión. En el caso español, la actual normativa contempla la aplicación de la ley a todos los autores nacionales de Estados miembros de la Unión Europea, otros autores de terceros países con residencia habitual en España así como aquellos autores extranjeros que hayan publicado su obra en España por primera vez.

  6. El uso de estas licencias no supone ningún tipo de registro de la Propiedad Intelectual público ni privado.

  7. Se trata de las licencias Copyleft más desarrolladas y sofisticadas y de ahí su enorme popularidad, no obstante no son las únicas disponibles y obviamente siempre podemos hacernos una a medida nosotros mismos.

6. Los tipos de licencia.

Las licencias Creative Commons están compuestas por un módulo fijo más tres módulos variables con 6 combinaciones posibles a través de su selector de licencia.

Módulo fijo:

  • BYAtribución (BY): El reconocimiento de la autoría es un derecho moral irrenunciable por parte del autor y todas las licencias deben respetarlo y aplicarlo siempre.

Módulos variables:

  • SACompartir Igual (SA): permite obras derivadas bajo exactamente la misma licencia o una similar (una licencia CC más actualizada o de otra jurisdicción)

  • NCNo uso Comercial (NC): prohíbe que a obra sea utilizada con fines comerciales directos o indirectos (ej: hilo musical en un negocio)

  • NDNo Obras Derivadas (ND): no permite modificar de forma alguna la obra. (ej. traducción de una obra literaria)

 

Las 6 combinaciones posibles:


Reconocimiento (by): Se permite cualquier explotación de la obra, incluyendo una finalidad comercial, así como la creación de obras derivadas, la distribución de las cuales también está permitida sin ninguna restricción.


Reconocimiento – NoComercial (by-nc): Se permite la generación de obras derivadas siempre que no se haga un uso comercial. Tampoco se puede utilizar la obra original con finalidades comerciales.


Reconocimiento – NoComercial – CompartirIgual (by-nc-sa): No se permite un uso comercial de la obra original ni de las posibles obras derivadas, la distribución de las cuales se debe hacer con una licencia igual a la que regula la obra original.


Reconocimiento – NoComercial – SinObraDerivada (by-nc-nd): No se permite un uso comercial de la obra original ni la generación de obras derivadas.


Reconocimiento – CompartirIgual (by-sa): Se permite el uso comercial de la obra y de las posibles obras derivadas, la distribución de las cuales se debe hacer con una licencia igual a la que regula la obra original.


Licencia de Creative Commons

Reconocimiento – SinObraDerivada (by-nd): Se permite el uso comercial de la obra pero no la generación de obras derivadas.

7. La herramienta de Dominio Público.

Al margen de las anteriores licencias, Creative Commons cuenta con una herramienta para gestionar obras bajo Dominio Público. Estas son:

Etiqueta de Dominio Público: Con esta etiqueta podemos marcar todas aquellas obras que identifiquemos como pertenecientes al Dominio Público. Para ello, y teniendo en cuenta la ubicuidad de las obras digitalizadas en la red, deberemos cerciorarnos antes de que efectivamente la obra en cuestión se encuentra bajo Dominio Público teniendo en cuenta todas las jurisdicciones internacionales.

CCO: Pensada como una licencia más para aquellos autores que deseen renunciar a la gestión de todos los derechos de su obra para que ésta entre en Dominio Público antes de lo previsto por la ley. El problema es que tal y como ocurre en el Derecho español y europeo, la normativa no permite renunciar a una serie de derechos de gestión sobre la obra antes de lo estipulado, por lo que esta licencia no resulta válida para su aplicación en todas las jurisdicciones.

8. Los tres niveles de la licencia.

Cualquier tipo de licencia Creative Commons se representa en tres niveles o capas que manifiestan en esencia el mismo mensaje pero escritas según a diferentes códigos:

3 capas licencias cc by Creative Commons (CC BY 3.0)

 • Código Legal: este es propiamente el contrato que contiene todas las cláusulas legales con la precisión jurídica necesaria para que la licencia tenga plena concordancia con la normativa de cada jurisdicción. Están redactadas por juristas en “legalés” por lo que no son fácilmente comprensibles por todo el mundo.

• Código Humano: disponible en 22 idiomas, esta capa nos identifica las principales condiciones y avisos sobre la licencia de modo resumido y visual, comprensible por cualquier persona.

• Código Digital: escrito en lenguaje de programación para marcar digitalmente la obra y ser leído principalmente por navegadores, clientes P2P o motores de búsqueda.

 

 

 

9. El marcaje digital de las licencias.

Cc-bc-nc-sa-icons-qr-codeEl uso de estas licencias en un entorno offline o físico no plantea demasiadas dudas, para ello podemos valernos del código humano de la licencia e imprimirlo en cualquier formato dependiendo del tipo obra (en el librito de un CD o DVD, en las primeras páginas de un libro, en un cartel…etc). Si bien es verdad que dependiendo del espacio con el que contemos es posible que nos veamos obligados a reducir el resumen de la licencia incluso a veces a su mínima expresión con una simple indicación: “Bajo CC BY NC SA” o incluso la utilización de un código QR, aún así lo más recomendable en todo caso es siempre incluir la URL al código legal de la licencia con una pequeña referencia:

“© Autor + Año. Algunos derechos reservados. Consulte las condiciones de la licencia en http://creativecommons.org/licenses/by-nc-sa/”

En el caso del marcaje digital de estas licencias, es donde se desprende todo su potencial a través de lo que se conoce como Creative Commons Rights Expression Language (CC REL) que supone el lenguaje técnico y las prácticas que recomienda utilizar la organización Creative Commons para expresar digitalmente las condiciones de uso de las licencias y que éstas sean entendidas principalmente por software de navegación, clientes P2P o motores de búsqueda. Una práctica que se encuentra en un punto un tanto muerto de optimización por parte de la organización pero que a la vez ha servido de inspiración a otras propuestas como el sistema Semantic Copyright o especialmente la iniciativa Commons Machinery que sí parece ir avanzando en este sentido.

Los estándares de marcaje recomendados por Creative Commons son el “HTML + RDFa” que es un tipo de marcaje para web y el “XMP” para ser incluído en los metadatos de los archivos digitales independientes, tal y como se nos muestra en el desplegable del selector de licencia:

 

Marcajes digitales CC

9.1.- El marcaje HTML + RDFa

El marcaje HTML existe desde los orígenes del proyecto Creative Commons en el año 2002 en donde la idea era acompañar la reproducción de una obra con un simple botón de enlace a la licencia específica para crear así un entorno de web semántica:

Esta imagen o botón de licencia se genera a partir del siguiente texto en HTML:

Código HTML CC

El problema es que este texto expresa una licencia de forma genérica desvinculada de cualquier obra en concreto, es entonces cuando se decidió aplicar un lenguaje más complejo “HTML + RDFa” para incluir más expresiones acerca de la obra concreta:

 

marcaje HTML+RDFa

De esta forma expresamos y proporcionamos información acerca del título y formato de la obra, nombre o seudónimo del autor, página principal de referencia de la obra así como de referencia para el autor e incluso una dirección a dónde acudir en caso de requerir más permisos sobre la obra fuera de los ya expresados en la licencia:

 

Código HTML + RDFa escrito CC

9.2.- El marcaje XMP

Introducido por Adobe System en 2001, el Extensible Metadata Platform o XMP supone un modelo de metadatos usado principalmente en ficheros formato PDF y otros formatos de imagen (jpg, gif,png…) que podemos descargar a través del seleccionador de licencia. El problema es que una vez descargamos los metadatos se precisan conocimientos avanzados para su aplicación posterior en el fichero digital de la obra que pretendemos marcar digitalmente, sin embargo, la ventaja de marcar con metadatos es que, a diferencia del marcaje web, se trata de una información que viajará siempre con ese archivo allá donde vaya y en cada copia que se haga del mismo.

Desde la Wiki de Creative Commons se facilitan tutoriales e incluso un panel para instalar accesoriamente en software de Adobe, aún así es un tema en el que todavía queda mucho por desarrollar para que su utilización sea más accesible y apto para más formatos:

 

Marcaje XMP CC

9.3.- Formas de marcaje digital según el formato

Al margen de los anteriores marcajes digitales estandarizados, “HTML + RDFa” para entornos web y “XMP” para agregar metadatos a archivos digitales de forma independiente (pero limitado en principio a los formatos PDF y otros formatos de imagen), existen un conjunto de prácticas recomendadas por la organización Creative Commons para intentar estandarizar formas de marcaje digital de todo tipo de formatos según sus peculiaridades, de las que cabe destacar:

Texto

La mayoría de procesadores de textos tienen la posibilidad de trabajar con hipervínculos que permiten enlazar a páginas web a través de su URL o a otros recursos o apartados del mismo documento. Nos podemos hacer valer de esta herramienta para marcar con un hipervínculo cualquiera de los iconos o imágenes que Creative Commons pone a nuestra disposición desde su Wiki, para o bien enlazar a la página web concreta de la licencia o bien podemos enlazar a un apartado concreto del mismo documento como podría ser una hoja concreta o incluso a otro documento adjunto con toda la información relativa a la licencia CC.

Imagen

Si no tenemos la posibilidad de agregar metadatos con el sistema XMP como hemos visto anteriormente, o simplemente queremos añadir una indicación más evidente, sin duda las marcas de agua resultan la manera más limpia de marcaje digital para imágenes. Para ello podemos indicar la licencia CC con un texto de forma abreviada en una de las esquinas de la imagen o bien podemos utilizar las imágenes vectorizadas que nos ofrece Creative Commons.

 

by Juan N Only BY NC SA

Otra cuestión relativa a las imágenes es el problema con la atribución cuando son utilizadas por terceras personas en blogs u otros medios digitales. Según Foter, un potente y sofisticado metabuscador de imágenes con licencia Copyleft, en un reciente estudio asegura que el 90% de las imágenes están mal atribuidas y que tan solo un 1% de fotografías se atribuyen correctamente, indicándonos las pautas a seguir:

Infographic CC Free Photos for bloggers – By foter.com – BY SA

Infographic CC Free Photos for bloggers – By foter.com – BY SA

 

Audio

Algunos formatos de audio comprimido como el MP3 nos permiten agregar metadatos a través de las etiquetas ID3 que podemos configurar desde nuestro reproductor de audio. El problema es que incluso reproductores sofisticados como iTunes resultan limitados en la configuración de estas etiquetas por lo que necesitaremos el soporte de alguna pequeña aplicación de etiquetado ID3 si queremos poder editar otros campos, especialmente el referente al ‘Copyright’

 

ID3 Editor CC

Rellenando los campos específicos de Copyright y URL establecemos una función de verificación de enlace que permanecerá en los metadatos de ese archivo digital allá donde viaje, con la idea además de que sea reconocido por reproductores multimedia, clientes P2P o cualquier otro software que trate archivos digitales.

 

Embedding the metadata  by Creative Commons CC BY

Embedding the metadata by Creative Commons CC BY

Por supuesto una última opción, aunque más pensada para podcast que para composiciones musicales, es añadir lo que se conoce como bumper o cortinilla que son secciones de audio de pocos segundos que sirven para presentar o introducir nuevas secciones en un programa radiofónico, donde podemos informar con una locución de las condiciones de la licencia.

Video

Sin duda la práctica más extendida en video en insertar un frame de 3 o 4 segundos con información sobre el Copyright de la obra en el que podemos utilizar las plantillas oficiales de Creative Commons o valernos del ejemplo de otros. Sin olvidarnos de agregar cuanta más información nos sea posible en los metadatos del archivo según el formato.

 

Enric Teller's bumper CC BY NC SA

Enric Teller’s bumper CC BY NC SA

9.4.- El marcaje digital de licencias en las plataformas de contenidos

Una última forma de marcar digitalmente nuestra obra sin tener que acudir directamente al seleccionador de licencia de Creative Commons, es a través de las herramientas de selección de licencia que ofrecen algunas plataformas de contenido para texto como Scribd, para imagen como Flickr, para Video como Youtube o para sonido como Jamendo o Soundcloud.

 

YouTube License Chooser

En cada caso la herramienta de selección tendrá sus particularidades como en el caso de Youtube que solo nos permite escoger entre su licencia por defecto o un único tipo de licencia CC, o el caso de Jamendo que solo permite licenciar con licencias CC. Además en ningún caso se nos permite escoger la jurisdicción aplicable en la licencia puesto que ésta tan solo se expresa mediante el código humano, por lo que la jurisdicción de la licencia dependerá de la jurisdicción aplicable al autor (ver punto 5.5)

De todas formas estas herramientas son una forma más de marcaje digital para crear una web semántica en donde la plataforma pueda posicionar las creaciones que alberga de forma que los motores de búsqueda, tanto internos como externos, puedan detectar estas obras y leer las expresiones sobre el tipo de licencia. No obstante, conviene seguir las prácticas del apartado anterior para marcar de forma individual los archivos digitales siempre antes de subirlos a cualquier plataforma de contenidos para garantizar que conserven así su identidad propia acerca de las condiciones de la licencia que se les aplica.

10. Incompatibilidades y otros problemas de las licencias CC.

10.1.- La incompatibilidad con la gestión colectiva de los derechos de remuneración que realizan las entidades de gestión.

Existen unos derechos de los autores, de los intérpretes y de los productores a percibir una remuneración por el uso de su obra en determinadas ocasiones establecidas por ley, por ejemplo, por la comunicación pública de su obra o por el préstamo de su obra en una biblioteca entre muchos otros. Es lo que se conoce como derechos de remuneración. Ahora bien, el problema es que la gestión de estas remuneraciones y por tanto de sus cobros y de su reparto es según la ley de gestión colectiva obligatoria lo que significa que ni el autor, ni el intérprete ni el productor de una obra que está siendo utilizada puede percibir el correspondiente derecho de remuneración directamente de quien haga uso de su obra sino que todo se ha de gestionar a través de las entidades de gestión.

Actualmente existen 8 entidades de gestión en España: cuatro de ellas son exclusivas para gestionar derechos de remuneración de los autores según el colectivo: SGAE para autores dramáticos, músicos, cineastas y editores, CEDRO para escritores, VEGAP escultores, fotógrafos, ilustradores, diseñadores, videoartistas y arquitectos y DAMA para directores y guionistas de obras cinematográficas y audiovisuales. Por otra parte existen dos para artistas, intérpretes o ejecutantes: AIE para cantantes e intérpretes musicales y AISGE para directores de escena, dobladores, actores y bailarines. Y dos más para productores: AGEDI para productores de fonogramas y EGEDA para productores audiovisuales.

Para asociarse a cualquiera de estas entidades, hay que firmar un contrato de adhesión a través del cual se cede la gestión de los derechos de remuneración. Si bien los autores, intérpretes y productores pueden elegir asociarse o no asociarse, al ser derechos de gestión colectiva obligatoria si quieren percibir su remuneración no les queda más que asociarse.

Las entidades de gestión españolas (No así en Francia, Holanda Dinamarca o Suecia)  no admiten obras en su repertorio con licencia copyleft, ya sea Creative Commons o análogas. Por lo tanto como unilateralmente no lo permiten, interpretan que deben recaudar por cualquier obra firmada por un asociado suyo. Y las entidades de gestión podrán defender en ocasiones que ellas no recaudan por obras que no están en su repertorio, pero los hechos hablan por solos.

Tanto en la Ley de Propiedad Intelectual en su artículo 150 como en la jurisprudencia, se presume de entrada que las entidades de gestión son las representantes legítimas de las obras, de los derechos y del pago que reclamen o demanden mientras no se demuestre lo contrario. Ya que en estos casos la carga probatoria está invertida, y es por tanto el usuario de las obras quien debe demostrar lo contrario.

Esto podría ocurrirle por ejemplo al promotor de un concierto en el cual se estuvieran comunicando publicamente unas obras con licencia CC. Las entidades de gestión en este caso la de los autores musicales (SGAE) estaría legitimada de entrada para reclamarle el pago de la correspondiente licencia. Luego sería el promotor quien debería demostrar que efectivamente se trataba, más que de obras con licencias CC, de autores no asociados a ninguna entidad de gestión. Esto se suele hacer mediante algún certificado de los autores de no pertenencia a ninguna entidad de gestión para mostrarselo de antemano a la entidad de gestión o frente a un eventual inspector de las misma.

Sea como sea, no es un tema sencillo empezando por que deberíamos partir de una obvia reformulación de la actual legislación. Hace uños años, comenzó un debate acerca de una posible solución que pasaría por una entidad de gestión alternativa para este tipo de licencias, que aunque podría funcionar para algunos aspectos, entre sus principales argumentos en contra está la dificultad entre cómo compatibilizar e interpretar el tema de las licencias que no permiten usos comerciales, si tienen o no derecho al canon por copia privada, o la viabilidad económica de dicha entidad. Otras soluciones pasan desde hace años por iniciativas como las licencias pro de Jamendo. Este portal solo utiliza obras con licencias CC y tienen un servicio para ambientar tu negocio a cambio del pago de una licencia parecida a la de las entidades de gestión por la cual reparten el 50% con el artista que lo suscribe. Además te facilitan de entrada un certificado del artista conforme no está asociado a ninguna entidad de gestión. Aunque debe quedar bien claro que aquí lo que estamos es pagando por un mero servicio a un proveedor y no por el uso de un repertorio sujeto a derechos de gestión colectiva y aún menos a una entidad legitimada para ello.

 

Asimismo el código legal de las licencias CC adopta una postura prudente para intentar salvaguardar los derechos del autor en todo caso:

4.f.i)  Para evitar cualquier duda, el titular originario conserva:

El derecho a percibir las remuneraciones o compensaciones previstas por actos de explotación de la obra o prestación, calificadas por la ley como irrenunciables e inalienables y sujetas a gestión colectiva obligatoria.

 

10.2.- La modificaciones posteriores de licencia.

Si bien podemos decir que la duración de estas licencias es en principio indefinida, estando siempre limitadas por el plazo de protección que ofrece la ley en cada jurisdicción, también es cierto que pueden producirse durante ese tiempo modificaciones sobrevenidas en la licencia CC de esa misma obra, tal y como se indica en el texto legal de las licencias:

“el licenciador se reserva el derecho a divulgar o publicar la obra o la prestación en condiciones distintas a las presentes, o de retirar la obra o la prestación en cualquier momento. No obstante, ello no supondrá dar por concluida esta licencia que continuará vigente y con efectos completos” 

Queda claro así como tanto una modificación posterior de la licencia como una retirada de la obra no puede afectar a los usos que se concedieron en su momento, sin embargo es muy recomendable obtener siempre pruebas del marcaje digital de la licencia en el momento que nos dispongamos a practicar cualquiera de los usos que se nos conceden en una licencia ya que los únicos que podremos determinar y probar ese momento exacto de uso seremos nosotros. Con esto me estoy refiriendo a las etiquetas informativas o al servicio page serial stamper de Safe Creative o a cualquier otro tipo de sistema que nos permita obtener una prueba documentada del momento exacto con las mayores garantías posibles.

10.3.- La incompatibilidad con la Gestión Digital de Derechos

La Gestión Digital de Derechos o DRM (del inglés Digital Rights Management) es como se conoce al conjunto de tecnologías que se hacen servir para controlar el acceso a contenido digital (y a dispositivos) para gestionar de forma restrictiva los usos permitidos de una licencia de acuerdo exclusivamente a los permisos ofrecidos por el titular de los derechos, imposibilitando así por ejemplo la copia de un archivo digital o que éste solamente se pueda reproducir en un determinado dispositivo.

En el caso de contenido digital divulgado bajo algún tipo de licencia CC, se trata de una forma más bien de expresar derechos e indicar así los usos permitidos que no propiamente de gestionar y limitar o prohibir los usos no permitidos. Esa condición además debe mantenerse no solo por el autor cuando divulga su obra por primera vez de forma digital sino en todo momento por los usuarios al utilizar cualquier contenido digital publicado bajo licencias CC, tal y como se indica en el texto legal:

“Usted no puede reproducir, distribuir o comunicar públicamente la obra o prestación con medidas tecnológicas que controlen el acceso o el uso de una manera contraria a los términos de esta licencia”

Aunque no deja de ser un tema polémico, siempre que tengamos sospechas de que alguien está utilizando algún tipo de medida de protección técnica con nuestro contenido digital divulgado bajo licencia CC, estaremos en todo el derecho de exigir explicaciones.

 

OTROS MATERIALES COMPLEMENTARIOS DE INTERÉS:

Novedades de la versión 4.0 licencias Creative Commons

¿Qué pueden y no pueden hacer con mi obra en Internet? El principio de las 3 licencias

Otra guía de las licencias Creative Commons por Simone Aliprandi

 

Compartir:

36 comentarios

  • Ramiro says:

    Impecable la explicación sobre éste tema.
    Saludos y muchas gracias por compartirlo.

  • Emilio says:

    Hola Alejandro, mi enhorabuena y agradecimiento por tu trabajo. Es muy útil para quienes estamos perdidos en cuanto a trámites legales se refiere.
    Si me lo permites, y para aclararme de toda esta información, me gustaría pedirte consejo: soy diseñador industrial y he empezado a elaborar un blog donde exponer los trabajos que realizo. Estos trabajos en principio son míos, aunque me interesa que puedan ser consultados por posibles fabricantes e inversores. Mi duda es cómo proteger estos trabajos de un posible uso sin mi autorización. No tengo clara la diferencia entre SafeCreative y Creative Commons. ¿Puedes decirme cómo lo harías?
    Gracias y un saludo.

  • David says:

    Hola Alejandro.

    Una pregunta, si utilizo imágenes con licencia cc-by 3.0 para elaborar una videopresentación en youtube, la cual quiero utilizar con fines comerciales (obtener ingresos por publicidad con youtube), ¿basta con atribuir debajo del video la autoría de las imágenes o necesito permiso de los autores para emplearlas?

    • Hola David,

      La licencia CC BY ya te da permiso para utilizar esa obra con fines comerciales, pero deberás atribuir la autoría de cada obra que utilices. Puedes atribuir las imágenes en los créditos del final del video, especificando el ‘nombre de la obra’ + autor + tipo de licencia CC.

  • Estupenda guía. Muy recomendable, gracias por tu trabajo.

  • Caterina says:

    Hola Alejandro:
    Gracias por el manual. Tengo una duda que me gustaría trasladarte. Tenemos un blog y queremos que los textos tengan licencia CC BY pero no las fotos ya que algunas son nuestras pero otras son de CC con distintos tipos de licencias. Cómo podemos hacerlo? Qué mensaje tenemos que incorporar junto a la licencia para advertirlo? También queremos que se cite al autor y a la fuente (la Web) de la que se extrae la información porque es un blog de tres autores ¿Cómo podemos aclararlo?
    Muchas gracias

    • Hola Caterina,

      La licencia que se expresa en un blog o en una web, se entiende que es la licencia genérica o por defecto mientras no se exprese lo contrario y es la que suele aparecer al pie del sitio web o la que se expresa en el aviso legal. En vuestro caso sería una licencia CC-BY, por lo que en todo el contenido en donde no expreséis lo contrario se entiende que se aplica esa licencia y para atribuir la autoría de las imágenes puedes seguir el modelo muy acertado que propone en Foter

      En cuanto a lo de citar la fuente, especifícalo en tu aviso legal o remárcalo de alguna forma junto al botón de la licencia. Te copio y pego lo que dicen las licencias CC respecto de la atribución de autoría:

      Si usted reproduce, distribuye o comunica públicamente la obra o la prestación, una colección que la incorpore o cualquier obra derivada, debe mantener intactos todos los avisos sobre la propiedad intelectual e indicar, de manera razonable conforme al medio o a los medios que usted esté utilizando:

      -El nombre del autor original, o el seudónimo si es el caso, así como el del titular originario, si le es facilitado.
      -El nombre de aquellas partes (por ejemplo: institución, publicación, revista) que el titular originario y/o el licenciador designen para ser reconocidos en el aviso legal, las condiciones de uso, o de cualquier otra manera razonable.
      -El título de la obra o la prestación si le es facilitado.
      -El URI, si existe, que el licenciador especifique para ser vinculado a la obra o la prestación, a menos que tal URI no se refiera al aviso legal o a la información sobre la licencia de la obra o la prestación.

  • Muchas gracias por tu guía, se la recomendaré a nuestros clientes.

  • Mario says:

    Hola Alejandro:

    Tengo algunas duda, si por ejemplo realizas un montaje de fotos ¿se puede crear una licencia cc para atribuir la autoría de ese montaje y poder publicar dicho montaje en otras partes aunque las fotografías no fueran tuyas? ¿Qué pasaría en caso de que el fotografo tuviera licencia cc en esas fotografías que has empleado para el montaje? ¿Sería necesario figurar tanto tu licencia como la del fotógrafo? ¿?y en caso de que el fotógrafo no tuviera ninguna licencia?

    Gracias de antemano

    • Hola Mario,

      Un montaje de fotos sería una obra compuesta por la cual necesitas que la licencia de cada una de las fotografía que utilizas para el montaje te permita hacer lo que quieres hacer en definitiva con ese montaje. Todas las obras tienen una licencia Copyright por defecto mientras su autor no exprese lo contrario, otra cosa es que la obra ya esté en domninio público (muerte del autor + 70 años). Por tanto decide primero qué quieres hacer con ese montaje (ej. comunicarlo públicamente en tu web y que la gente puede hacer uso comercial) y luego busca y escoge fotografías que permitan esos mismos usos.

      • Mario says:

        okk, gracias por la aclaración.

        También tengo una duda que me surgió hace poco, Si por ejemplo tengo una Asociación, y en ella publico todas mis obras, es necesario crear una licencia para todas y cada una de ellas o con una licencia podría abarcar todo?

  • David says:

    Felicidades por tu artículo Alejandro, esta muy bien elaborado.
    Yo tengo una duda respecto al “uso comercial” , soy formador y me gustaría usar en mis presentaciones imágenes CC . Entiendo que este es un uso no comercial aunque yo cobre por el curso ¿Verdad?, otro cosa sería que yo me dedicara a crear presentaciones para otros formadores y cobrara por ellas.
    Dando por supuesto que voy a indicar la autoría de todas las imágenes y su licencia de uso, ¿Puedo usarlas en mis presentaciones?

    Un saludo.

    • Yo entiendo que sí es un uso comercial el hecho de utilizar imagenes para tus clases. Pero no todo es lo que dice la licencia, recuerda que existe asimismo el derecho de cita del artículo 32 de la LPI por el que puedes utilizar esas imágenes sin el permiso del titular “siempre que se trate de obras ya divulgadas y su inclusión se realice a título de cita o para su análisis, comentario o juicio crítico.”

  • Laura says:

    Hola,

    Felicidades por la guía, es muy interesante. Tengo una duda, yo tengo unos diseños para camisetas, podría imprimir en cada camiseta la licencia CC by nc , habiando antes publicado en mi web el diseño y la licencia? esto evitaría copias de mis camisetas?

    Muchas gracias

  • Buen trabajo, me hacia falta un explicativo que centralice un poco toda la informacion que hay dispersa sobre este delicado asunto.

  • Aitor says:

    Enhorabuena, excelente artículo. Quisiera, si es posible, me solucionara una duda, he visto en pixabay.com un diseño realizado por ordenador-por supuesto por una persona que lo ha licenciado cc0- con licencia de dominio público CC0, dicho diseño no tiene ninguna imagen, ni logo, ni foto, ni marca reconocible de nada, es simplemente un diseño que quiero utilizar en un libro que voy a comercializar. Ellos insisten que lo puedo usar sin ningún problema, sin tan siquiera mencionar ni procedencia ni autor. Yo lógicamente lo usaría y pondría cuanto menos el enlace de pixabay.com. ¿Puedo tener algún problema en el uso de dicho diseño, aun mencionando la fuente? Muchas gracias por anticipado.

    • Gracias Aitor. Piensa que una licencia solo es válida si quien la utiliza es el auténtico titular de los derechos de explotación así que primero asegurate de estar preguntando al legítimo titular, si es así guarda ese mail en donde te garantizan que puedes hacer el uso que pretendes.

  • Juan Carlos says:

    Alejandro, tu artículo me parece de lo mejor que he leido en temas de CC. Sin embargo, torpe que es uno, me sigue surgiendo dudas en el uso de las imagenes y te pongo un ejemplo. He visto imagenes con licencias CC para uso no comercial, la primera duda es ¿puedo usar esas imagenes para ilustrar un artículo en una web que monetizo con publicidad?

    ¿Cómo debo interpretar y tener la certeza de que la imagen es realmente libre para su uso, si la misma imagen que la encuentro en páginas con licencias CC uso libre luego la veo en otras páginas donde hay que pagar por usarlas? He tratado de responderme a esta pregunta con tu articulo “Todo lo que necesitas saber sobre las licencias Creative Commons en una guía”. Pero no sé si es correcto.

    Gracias por la información que has compartido.

    • Hola Juan Carlos, al contrario siempre agradezco esa “torpeza” ya que es la que muchas veces aporta planteamientos nuevos e interesantes.
      En este caso creo que lo que tienes que asegurar antes que nada es que quien está utilizando esa licencia es realmente el titular de los derechos de explotación de esa imagen. No es siempre fácil, pero seguramente que la persona detrás del perfil que ha subido la imgen en una página y en otra no sea la misma. Y en todo caso, en la página en donde aseguren que tal imagen tiene ciertos usos, ya sea a través de una licencia CC o en los términos y condiciones, intenta hacerte con una evidencia de la forma más segura sobre esos usos. Como podría ser un mail de quien asegura ser el titular de los derechos de la imagen, una captura de la página web certificada de algún modo…

  • alicia suarez says:

    hola ,mi duda es… soy artista plastico, como hago para ponerle licencia a mis obras , que sean no comerciles ,ni derivada , más allá que no sería libre.

    • Supongo que te refieres a esculturas (o análogos) y cuadros, que son el único caso en el que una obra y su soporte forman una misma cosa. En su representación física… pues evidentemente no vas a grabar la licencia al lado de tu nombre en la escultura o en el cuadro aunque por poder nada te lo prohíbe. Yo más bien la indicaría en la tarjeta informativa típica de las exposiciones o museos que acompaña a estas obras por ejemplo. Si te refieres a una fotografía de una escultura o un cuadro pues aprovecha el soporte fotográfica para indicar la licencia.

  • Una información muy completa. Felicidades…

    -Hay una cuestión para la cual no encuentro respuesta:

    Si una web está licenciada con CC. y, una comunidad privada publica su contenido, ese se comparte de forma privada.

    O sea, la web propietaria de los derechos proporciona el contenido abierto, disponible para todos y sin ningún tipo de restricción; luego llegan los de copiar y pegar y lo publican en sus comunidades privadas, restringiendo (“lógicamente”) el acceso…

    Pues no estoy de acuerdo.

    Saludos.

  • Marta says:

    Hola Alejandro, tu articulo me parece estupendo.
    Lo único que tengo una duda, me gustaría usar en mi Web varios iconos de creative common. ¿Cómo debería cumplir la atribución? Son iconos muy pequeños, ¿debo poner debajo de cada uno la atribución correspondiente?
    En principio los iconos son de distintos autores, ¿puedo hacer la atribución de alguna manera global, nombrando a todos los autores, por ejemplo, en el footer de mi Web?

    Muchisimas gracias,

    Un saludo

  • Marta says:

    Otra consulta, no estoy segura de si bootstrap es creative common, lo que si se es que una de las fuentes que usa “font awesome” tiene licencia creative common. Uso iconos de esta fuente, ¿como lo atribuyo?

    Muchas gracias otra vez,

    Un saludo

  • Marta says:

    Disculpa Alejandro, me he expresado mal. Los iconos que utilizo son de una página que tiene licencia de Creative Comon, la página es la siguiente http://www.flaticon.com/ por lo que creo que si que debería atribuirlos. Ante esto mi pregunta es la misma, ¿basta con que haga una seccion por ejemplo en el “about” nombrando a todos? o hay alguna otra solución para esto.

    Muchas gracias,

    Un saludo

  • The little Ants says:

    Hola Alejandro!
    Me ha encantado tu post sobre los Creative Commons, es interesante el haber conocido sus orígenes y haber leído la explicación de cada licencia. Esto nos será muy útil para saber distinguir las imágenes y saber cuales tienen los derechos reservados y las que podemos utilizar libremente.
    Enhorabuena!

  • Patri says:

    Hola!

    Acabo de enterarme de que un amigo que tiene un pequeño comercio ha sido denunciado y condenado a pagar un pastón por que un conocido grupo de marcas ha registrado el nombre de su comercio, es decir: yo tengo una tienda que se llama “la bomba pilonga” y llega una multinacional registra el nombre de mi tienda y me denuncia, dando como resultado que tengo que indemnizarle y además pagar las costas del juicio… un marrón vamos..

    Me gustaría saber si puedo registrar en Creative Commons una marca comercial, nombre de empresa, entidad sin ánimo de lucro, etc, para evitar este tipo de estafas, muchas gracias y saludos!



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Current day month ye@r *